Ecos de la Historia de Pulgar: Hontalba - www.pulgar.org

Historia Fiestas El tiempo Autobuses Cómo llegar Mapa Callejero Empresas

  Ecos de la Historia: Hontalba, el origen común

Hontalba: litigios entre Pulgar y Cuerva

Inicio

Inicio
Mapa del sitio
Empresas
 

Pulgar

Fiestas
Historia
Monumentos
Imágenes
El Tiempo
Mapa
Callejero
Ayuntamiento
Cómo llegar
 

Varios

Foro Pulgar
Gastronomía
Diccionario
Libro Visitas
En Web
Galería Fotos
Personajes
 

Comarca

Situación
Fauna-Flora
Crónicas
Cronología
Ecos Historia
Vocabulario
 

Servicios

Farmacias
Asociaciones
Teléfonos
Enlaces

 

Ecos de la Historia: Hontalba, el origen común, un despoblado de los Montes de Toledo entre Pulgar y Cuerva

   

En las tierras que hoy configuran la comarca de los Montes de Toledo se han despoblado, en el transcurso de los siglos, algunos núcleos urbanos que apenas han merecido la atención de los historiadores. Uno de ellos es el conocido a través de los años con los nombres de Huente-Alvilla, Fuente-Albilla, Fontalbilla, Fontalba u Hontalba.

Las primeras noticias sobre la existencia de este lugar, enclavado entre los actuales municipios de Pulgar y Cuerva, se remontan al siglo XIII, y nos han llegado en documentos de la época, pertenecientes a mozárabes toledanos, luego todo indica que las tierras de Hontalba debieron de ser repobladas, tras cesar el peligro musulmán, por descendientes de los cristianos que se mantuvieron fieles a sus creencias durante la conquista.

Para ratificar la presencia mozárabe en Hontalba por aquel tiempo bastará una escritura fechada en 1238, donde se constata que una dama llamada Leocadia Pétrez y su hija María Pétrez, miembros de un destacado linaje mozárabe que tenía propiedades en otras tierras monteñas, vendieron una parte de la alquería de Fontalba (Hontalba) a don Simón, hijo según parece de Pedro Domingo.

Y en el mismo pergamino encontramos otro interesante dato sobre la desaparecida aldea, pues según se advierte en él, un hermano y heredero del comprador, llamado Martín, vendió, tres años más tarde, la parte que había recibido por herencia a Guillen REPOSTERO, representante del arzobispo primado Rodrigo Jiménez de Rada, por un precio de diez mizcales alfonsíes (1) .

Si recordamos que Alfonso VIII donó Pulgar a don Rodrigo en el año 1214, no será aventurado pensar que la tierra que él había comprado en el despoblado que estudiamos debió pasar a formar parte de la jurisdicción de Toledo en 1246, cuando el rey Fernando III el Santo vendió los extensos dominios que habían pertenecido al alto dignatario eclesiástico al concejo y vecinos de la ciudad. Quienes estén interesados en conocer el pasado de Hontalba en siglos posteriores, podrán encontrar otras fuentes fiables donde se puede apreciar la permanencia de familias mozárabes como propietarias de tierra en el extinguido término desde la segunda década del siglo XIV, hasta la tercera del XV.

La confirmación de los hechos se hace patente por vez primera en el año 1317, fecha en que Aragonesa Martínez (viuda de Lope Puiz de Cuerva) y su hija Marina López, venden a Gonzalo Alfonso Cervatos y a su mujer Sancha Díaz, moradores de la colación de San Román de Toledo, un cuarto de la aldea de Hontalba por 1700 maravedíes de moneda blanca (2) .

Gonzalo Alfonso Cervatos era miembro de un destacado linaje de mozárabes toledanos y tataranieto de Munio Alfonso, llamado por algunos historiadores “el príncipe de la milicia toledana” a quien había heredado el rey en el lugar de Cervatos, donde levantó la torre o castillo del mismo nombre, que podemos ver reedificada en una propiedad rural que pertenece en la actualidad al término de Argés. Tras la muerte de Gonzalo Alfonso, acaecida en 1328 ó 1332, aparece en la historia de Hontalba el nombre de su hijo Diego González Cervatos arrendando “una yugada de tierra de la heredad que tiene en el lugar” a unos moradores de Pulgar por dos medidas y media de buen centeno (3) ; y unos cien años más tarde encontramos el de Juan Gudiel de las Roelas, regidor de Toledo hacia 1427, y señor de Cuerva (biznieto de Gonzalo Alfonso antes mencionado) emprendiendo un pleito contra la ciudad para defender sus posesiones en Fuente-Albilla (Hontalba) (4) , luego no faltan argumentos para afirmar que, al menos, una cuarta parte de la aldea debió de permanecer entre la familia Cervatos más de un siglo.

Ignoramos cuál fue la sentencia del litigio entre Gudiel Alfonso y Toledo, pero nos consta que en el año 1438 Hontalba era un lugar del término y jurisdicción de Toledo, donde había casas, parcelas para construir y tierras de labor que lindaban con Pulgar y Cuerva, y todo hace pensar que aún existía población en él, pues el 20 de noviembre del año de 1478 la Ciudad ordena la demolición de un rollo que había hecho un particular de Hontalba: se dió testimonio por Fernando de Segovia, escribano, del cual resulta que de orden y mandato del Ilustrísimo Ayuntamiento de Toledo se demolió y quitó un rollo en el lugar de Hontalba, jurisdicción de esta ciudad, había hecho Juan de Guzmán.

Según pone de manifiesto el investigador Jean Pièrre Molènat en un interesante trabajo sobre los campos y montes de Toledo, los pulgareños se anexionaron el término de Fuente-Albilla (Hontalba) en el siglo XV, estando ya despoblado, luego todo indica que el despoblamiento debió suceder entre 1438 y el final de siglo, y sin duda  antes de 1525, pues, como veremos, la ciudad de Toledo y los vecinos de Pulgar emprendieron un nuevo litigio contra los de Cuerva ese mismo año, por la posesión de la jurisdicción del término de Hontalba, “estando ya despoblado” (5) .

Las indicaciones de todo lo sucedido nos han llegado a través de un minucioso documento que conserva el Archivo Municipal de Toledo. En él se hace constar que el pleito se originó en octubre de 1525, cuando compareció el jurado de la ciudad Diego de Santa María ante Francisco Gutiérrez, escribano de Sus Magestades y notario en la corte y en todos sus reinos, para mostrar, en presencia de testigos, un poder del concejo, justicias y hombres buenos de Toledo, y una provisión real por la que se requería al juez de términos Ginés de Santa Cruz, para que cumpliera la ley y pusiera orden en unas usurpaciones que habían hecho a la ciudad Alonso Téllez Girón, la Iglesia de Toledo, Francisco Suárez y otras personas y lugares, entre los que se hallaba la villa de Cuerva, a quien se culpaba de haberse apropiado de la jurisdicción civil y criminal del término de Hontalba, perteneciente a la ciudad, y de los pastos y abrevaderos que tenían en él los vecinos de Pulgar, que era a la sazón un lugar de los propios y Montes de Toledo (5) .

Los moradores de Cuerva debieron de ser apercibidos por el juez con toda premura, pues sabemos que el 30 de diciembre de 1525 se personó Marcos García, vecino de la villa, ante el escribano de Pulgar, para exhibir un poder del concejo y justicias de Cuerva en el que se le concedía la facultad necesaria para defender sus pretendidos derechos.

Trece días más tarde compareció ante el juez de términos y ante el mismo escribano el jurado Diego de Santa María en nombre de la ciudad y del concejo de Pulgar haciendo valer los suyos; y doña Sancha de Guzmán, señora de Batres y Cuerva, viuda de Garcilaso de la Vega, padre del insigne poeta del mismo nombre, autorizó a Pedro Suárez, vecino de Cuerva para nombrar el procurador encargado de aportar las pruebas necesarias para conseguir una sentencia favorable en el inminente juicio (6) .

Aunque el juez disponía, por orden real, de un plazo de setenta días para dar solución a la discordia, fue necesaria una prórroga porque los corvanchos le recusaron, alegando que favorecía a la ciudad. Tras el incidente se vio obligado a continuar su misión con el bachiller de la Cadena, vecino de Madrid, y el 17 de febrero de 1526 dictaron sentencia conjuntamente, en Polán, ante el escribano Francisco Gutiérrez.

La resolución fue desfavorable para doña Sancha de Guzmán y para los habitantes de su señorío. Se consideró probado que Toledo había estado en posesión de la jurisdicción civil y criminal de Hontalba desde tiempo inmemorial; se dio por cierto que los corvanchos se habían apropiado indebidamente de ella, y tras acordar que el procurador de los vecinos y la señora de Cuerva no había aportado pruebas que pudieran justificar su actitud, se ordenó la restitución del término en litigio a la ciudad, aunque se hacía constar que los abrevaderos, que decían estar situados parte en el término de Pulgar y parte en el de Cuerva, y los pastos tendrían que ser disfrutados por los vecinos de ambos municipios, porque eran comunes y de vecindad. Y por último se condenó a los de Cuerva al pago de los salarios del escribano y del licenciado que habían intervenido en el proceso (7) . El juicio concluyó en diciembre de 1526, pero las desavenencias entre los concejos de los dos municipios vecinos no cesaron.

En 1555 acudieron de nuevo los pulgareños ante el juez de términos para denunciar que los corvanchos habían cambiado de lugar los mojones que delimitaban sus posesiones, con el consiguiente perjuicio para su pueblo, y se hizo necesaria una intervención de Juan Ramírez de Arellano, regidor de la ciudad, y de los justicias de los dos concejos litigantes para llegar a firmar una escritura de convenio, otorgada el 3 de julio de aquel mismo año, en la que se estipulaba que los mojones debían volver a su antiguo emplazamiento (8) .

1549-1550. Elvira Ortiz, viuda de Juan Gonzalo de la Torre y sus hijos vendieron 41 fanegas y media de tierra a la Ciudad de Toledo, al pago de Hontalba por 29.775 maravedíes:  Por Escrituras de los años de 1549 y 1550 figura que Elvira Ortiz (viuda del jurado Gonzalo de la Torre) y Juan de Ortiz (presbítero, su hijo), por sí y en nombre de Ana de San Pedro, Diego, Pedro, y Francisco, todos hijos de la dicha Elvira Ortiz, y de dicho su marido, vendieron al Ilustrísimo Ayuntamiento de la Ciudad de Toledo 41 fanegas y media de tierra y viña al pago de Hontalba, que estaba todo junto en diversos pedazos, y empezaban a deslindarse, desde la orilla del camino de los Escarderos hasta la heredad de Samillán, y desde esta heredad de Samillán, se iba a una casa de los vendedores, (que antes había sido de Martín Sánchez) y desde allí por espaldas de la dicha casa hasta la puerta de la Venta del Pedrero, y por el Camino Real que pasa por la dicha venta, hacia abajo, hasta entrar en la tierra de Toledo, y en uno de dichos pedazos de tierra, que era de cuatro aranzadas, que era tributario al Convento de la Sisla, de 60 maravedíes, tenía 15 olivas, y almendros, y con cargo del dicho tributo, lo vendieron todo en precio de 29.775 maravedíes (9) .

En 1567 y 1571 se produjeron nuevas discordias por el aprovechamiento de los pastos entre Cuerva y Pulgar, y todo indica que debieron de continuar hasta que se procedió, en el último cuarto del siglo XIX, a la división y deslinde de los terrenos llamados “Vecindad” (donde estuvo, como se ha dicho, la aldea de Hontalba) entre los dos términos de Cuerva y Pulgar. En una certificación de la época que se conserva en el ayuntamiento de Cuerva, donde se describen los hechos, dice que los ganados de los dos municipios habían pastado en los terrenos titulados “Vecindad” desde tiempo inmemorial, y añade que las disputas entre los vecinos habían sido tan frecuentes que apenas se obtenía rendimiento.

En 1576 y por orden del rey Felipe II, todos los pueblos del reino respondieron a una serie de preguntas iguales (unas 57 aproximadamente) ante su enviado, en este caso ante el  Corregidor de Toledo señor Juan Gutiérrez Tello. Por esto sabemos que los señores Juan de Aranda y Gaspar Rodríguez, alcaldes ordinarios de Pulgar nombrados para asistir y hacer la declaración junto con dos vecinos presentes Pedro Rodríguez y Gabriel de las Casas, declararon conforme a las preguntas del Corregidor, y concretamente a la pregunta cincuenta y seis respondieron "Que a media legua de este lugar (Pulgar) hacia el mediodía torcido a la mano derecha está un lugar despoblado que dicen que se llamaba Huente Albilla, el cual se despobló por enfermedad, que era de una señora de Toledo y lo vendió a este lugar y a Cuerva".

Trescientos años después, el alcalde constitucional de Cuerva y la corporación municipal acordaron en el año 1879 proponer a las autoridades de Pulgar la división y deslinde de las tierras que les habían causado tantas y tan graves desavenencias, haciéndoles ver la necesidad de anular las servidumbres y concordias que se habían pactado en épocas anteriores, e invitándolos a llevar a buen término su propuesta nombrando representantes de ambos pueblos.

El alcalde de Pulgar aceptó, nombró comisionados a Félix Medina, a Vicente Payo y al secretario de la corporación Manuel Morcuende, y el 19 de abril de 1879 se procedió a la firma del acta que dio fin a las seculares discordias entre los dos municipios de nuestra comarca (8).

 

Extracto de la publicación "Revista de Estudios Monteños" nº 106 de la Asociación Cultural Montes de Toledo, titulada “Hontalba, un despoblado de los Montes de Toledo” firmado por Antonia Ríos de Balmaseda.   www.montesdetoledo.org

Aportación propia de pulgar.org basada en las "Relaciones histórico-geográficas" hechas por iniciativa de Felipe II y al "Archivo Secreto" del Ayuntamiento de Toledo, junto con fuentes de archivo propias.

 

(1) GONZALEZ PALENCIA, A. Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII. Doc. 526. Madrid, 1926.

(2) Archivo Monasterio de San Clemente de Toledo. Carp 5, nº 14.

(3) Archivo Monasterio de San Clemente de Toledo. Carp 12, nº 1.

(4) Archivo Monasterio de San Clemente de Toledo. Carp 96, nº 3.

(5) Archivo Municipal de Toledo. Cajón 7, leg 1, nº 14 y pieza 2ª.

(6) Ibidem.

(7) Ibidem.

(8) Archivo Municipal de Cuerva (Toledo). Certificación Ayuntamiento de Cuerva, año 1879. Caja 5ª papeles sueltos.

(9) Ayto. Toledo - Rollo núm. 83 microimágenes núm. 364-414

 BIBLIOGRAFÍA:

  • GONZÁLEZ PALENCIA, A. Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII. Madrid, 1926.

  • JIMÉNEZ DE GREGORIO, F. Los pueblos de la provincia de Toledo hasta finalizar el siglo XVIII. Tomo V Toledo. Toledo Diputación provincial 1986.

  • MARTÍNEZ CAVIRÓ, B. “El linaje toledano de los Cervatos” en TOLETUM, Boletín RABACHT, nº 34, Toledo 1996.

  • MOLÈNAT, Jean Pièrre. Campagnes et monts de Tolède du XII au XV siècle. Collection de la Casa Velázquez, nº 63. Madrid 1997.

  • WEB WWW.PULGAR.ORG, fuentes propias

 

Acerca de PDA-móvil Colaborar Agradecimientos Histórico Artículos Publicidad
 www.pulgar.org |  Aviso legal | info@pulgar.org | |
www.pulgar.org 2006-2009 Reservados todos los derechos.